Conocer las diversas coberturas que existen para el seguro del auto resulta primordial al momento de la contratación, pero sobre todo para evitar llevarse una sorpresa en caso de tener un siniestro. Por eso, es importante entender en qué consisten las opciones que ofrecen las aseguradoras y cómo se adecúa cada plan a las necesidades de quien lo contrata.

De acuerdo a las normativas vigentes en Argentina, es obligatorio contar con un seguro de auto que te proteja como mínimo ante la responsabilidad hacia terceros. Pero ¿qué es lo que abarca esta cobertura? ¿Cuál será la respuesta ante un siniestro?

Seguro contra terceros

Un seguro contra terceros cubre a la asegurada o el asegurado solo ante los daños que éste le provoque a los demás como consecuencia de un accidente producto de sus propias «malas» acciones, es decir, por su culpa o de quién conduzca el auto.

No obstante, existe la opción de contratar un seguro contra terceros completo, donde además de la responsabilidad civil, se incluye el amparo ante los daños totales en el vehículo propio producto de incendios, accidentes o robos.

A este producto suele sumarse además el adicional por granizo. Se trata de un seguro con un precio de prima accesible y una cobertura más amplia que en el seguro contra terceros básico.

Seguro contra todo riesgo

El seguro contra todo riesgo, por otro lado, cubre a la o el propietario de un auto ante los daños, sean completos o parciales, que pueda sufrir su auto a causa de cualquier clase de siniestro.

El respaldo no será solo ante los perjuicios ocasionados por un choque, incendio o robo, sino que también cubrirá destrucción total, seguro de conductora o conductor, daños a cerraduras, parabrisas, vidrios laterales y granizo.

Los seguros contra todo riesgo pueden ser con o sin franquicia, hecho que influenciará en el precio de la cuota a pagar por los servicios recibidos. Por lo tanto, el Todo Riesgo es un seguro más costoso pero garantiza mayor y mejor cobertura.

Conclusiones

Dentro del mercado asegurador se encuentran tantos planes como diferenciales de servicios, pero en líneas generales, las coberturas de todo riesgo incluyen el seguro de responsabilidad civil contra terceros, cubren total o parcialmente robo, hurto, incendio y daño, destrucción total, seguro de conductora o conductor, daños a cerraduras, parabrisas, vidrios laterales y granizo.

En tanto, los seguros contra terceros otorgan una buena protección, menos integral, con distintos límites de acuerdo al alcance de cada plan y las opciones que ofrezca cada aseguradora.